viernes, 15 de mayo de 2009

LOS OJOS DEL CORAZÓN

Nada hay más triste que renunciar al fuego del amor. Nada supera a la tristeza de recoger las cenizas de ese incendio. Nada es peor que sentir que el rescoldo de la renuncia arde en tu vida, mientras se apaga la última llama de la tristeza. Nada es posible cuando el humo esparce hasta el infinito la última chispa de la hoguera. Nada puede unir a dos corazones rotos cuando los recuerdos se van quedando en el olvido,o quizá sí... ¡mientras la mirada del corazón siga latiendo!

Mila Aumente

3 comentarios:

  1. Mila, dice un refrán castellano que "Donde se puso fuego, rescoldos quedan". Lo conocerás. Los amores nunca se olvidan; siempre quedan rescoldos de sus fuegos, porque no queremos, ni debemos, olvidarlos. Sin embargo, cuando los rescoldos son vestigios de tristezas y desamores, hay que quemarlos con sus propias llamas, con el hacer de los galenos o potingues de botica. No olvides que los corazones rotos, como cualquier estropicio, pueden ser lo que fueron si se lucha por ello.

    Alex

    ResponderEliminar
  2. Mila...hay cosas mucho peores que el hecho de que el amor quede en la memoria...Imagina cuántas personas no lo han conocido nunca. La vida es más importante que el amor: porque lo contiene y también el dolor, y nos contiene a nosotros, a todos, unos con más suerte y otros con menos...Yo sigo pensando que, los que, de alguna forma, podemos sentir dolor por ciertos sentimientos es porque no tenemos que pensar en el dolor de no tener un techo, o la comida suficiente para nosotros o nuestros hijos...Yo creo que debemos mirar más a nuestro alrededor y comprender que, en este viaje absurdo que a veces parece ser la vida, a la mayorá de nosotros no nos ha tocado la peor parte. Al menos, en esos temas tan, aparentemente, importantes. Además, si existe la memoria del amor, es que, al menos, existió una vez. Cuántos, cuántos, no pueden ni siquiera evocarlo. Por eso me cuesta tanto trabajo entrar en la Poesía amorosa. Porque me parece, como decía Celaya, un lujo cultural. Ya conoces mi frase: el mundo se divide en dos apartados: lo especulativo y lo concreto. Lo especulativo es aquello a lo que pueden dedicarse los que tienen resuelto lo concreto.

    Con todo cariño.

    Port

    ResponderEliminar
  3. Querido Emilio: Estoy de acuerdo en lo que dices. Soy consciente de todo lo malo que existe en el mundo y de lo privilegiada que soy en él. La culpa de mis males la tienen algunos idealismos en los que siempre he creído y he defendido ante cualquier forma de vida. Y que,aún, a día de hoy, me cuesta admitir que no existen.Todo es consecuencia de este corazón soñador, que está instalado dentro de mi y que es incapaz de sentirse indiferente ante el dolor.
    Un besito.
    Mila

    ResponderEliminar