martes, 8 de septiembre de 2009

PERSEVERANCIA

La noche me sorprende buscándote por caminos imaginarios, sorteando obstáculos, centrada en mi búsqueda. Entre la sombras de la oscuridad, una voz me dice que la única senda es la trazada por uno mismo. En ella, apareces y desapareces como los sueños incumplidos. Veo transcurrir mi tiempo y doy posada a mis desvaríos. Más tarde, cuando el amanecer anuncia un nuevo día, regreso al punto de partida. Y vivo el inmenso gozo de escuchar el eco de tus pisadas mientras saboreo el beso que aún no me has dado.
Mila Aumente

13 comentarios:

  1. Cielo, me gusta mucho lo que has escrito, está lleno de inteligencia y bien hacer. Soledad Serrano

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Mila. Te visito con gusto aprovechando la belleza de lo que has escrito.

    Mucha ausencia, ¿no?. No hay desvarío más dulce que la ausencia en el duermevela del deseo.

    Gracias por tu presencia. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Cómo me ha gustado Mila!! en serio. Quería darte las gracias por pasarte por "mi casa" y me encuentro con esta belleza de líneas. A ver si un dia nos conocemos y me cuentas algo de esa Mila a la que me parezco.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. Como diría nuestro común amigo Enrique Gracia, sencillamente perfecto. No se puede expresar mejor una sensación tan directa, tan concreta y, a la vez, tan abstracta. Si me gusta una cosa, no me callo...aunque, como sabes, si no me gusta, algunas veces no lo ataco, simplemente me callo. Luego...
    Un beso.

    Port

    ResponderEliminar
  5. Si vieras lo que me ha gustado tu comentario en mi blog sobre las frases...Por eso quiero aumentar, aparte de la referencia que hago en mis comentarios a esa entrada, mi envio de reconocimiento y cariño a tu modo de ser y estar en la Blogsfera. Y no es una opinión sólo mía. Creo que te has ganado a pulso el lugar que ocupas. Por ser uno de los seres humanos más nobles, entre otras cosas, que conozco. Y una magnífica escritora. Què bien que has vuelto, Mila, aunque, como dije en mi escrito de bienvenida a tu regreso del verano,jamás has dejado de estar aquí.

    Emilio

    ResponderEliminar
  6. Un placer leerte Mila. Disculpa si no siempre te lo digo.

    Un beso

    Rosa

    ResponderEliminar
  7. Sol, Manuel, Pilar, Rosa, Emilio. Muchas gracias por vuestros cariñosos comentarios. En tu caso, Emilio, no estoy muy segura de que esas cualidades que ves en mí, correspondan a la realidad. Pero el hecho de que tú lo sientas así, me hace muy feliz.

    Muchos besitos para todos.

    Mila

    ResponderEliminar
  8. Precioso, Mila. Describes de maravilla esa sensación onírica de extravío del ser amado en el transcurso de las diversa aventuras nocturnas en que todos nos solemos sumergir. A veces lo tenemos muy próximo, pero en la mayoría de las ocasiones lo acabos perdiendo en la turbulencia irresistible de los sueños. Es un alivio, genealmente, despertar y encontrarlo a nuestro lado. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Mila, pasear por tu blog siempre es un placer, aunque siempre está esa melancolía detrás de tus escritos. Así que para la apróxima visita que te haré ¡Dale caña a ese que no está! Afila la pluma, calienta motores y despega.
    (Bueno, a todo esto, si te apetece, pero no sé porqué, intuyo que si lo haces va a ser espectacular, tengo fe)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Antonio, agradezco tu visita y me alegra que te gusten "mis desvaríos". He leído todo lo que tienes publicado en tu blog, enrollándome en tus historias y disfrutando con ellas. Nunca te he hecho un comentario, porque no sé como hacerlo. Si existe esa posibilidad, díme cómo y será un placer escribirte.

    Un beso

    Mila

    ResponderEliminar
  11. Querido Javier: Te haré caso. La próxima entrada que haga, va a saber ÉSE lo que vale un peíne.Ja, ja, ja,

    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Mila por tus palabras de aliento. Se que mantengo mi blog bastante abandonado, pero es que no se de donde sacar tiempo para todo lo que hay que leer y escribir. Me gusta enterarme de que has leído mis breves relatos, y no tienes porque comentarlos si no te apetece o te falta tiempo para ello. Nos tenemos que saber navegando en el mismo barco y con eso me basta (aún reconociendo que yo viajo en tercera clase y tú en suite). Besos

    ResponderEliminar
  13. Antonio, me ha gustado mucho tu comentario. En relación a tu blog, no es cuestión de tiempo ni de apetencias, que ésas sí las tengo. Sucede que "La que viaja en suite" es tan torpe que no sabe como hacerlo. He entrado varias veces y el sistema no es el mismo que el de todos. Si hay alguna posibilidad, dímelo.

    Gracias por tus amables visitas.

    Mila

    ResponderEliminar