miércoles, 21 de octubre de 2009

A mi amigo y gran escritor, Emilio Porta, por su altruismo y solidaridad.

DESDE EL OTRO LADO

Un cristal invisible
separa mi vida
de aquella morera
de mi infancia.

Hoy,
para mi asombro
he visto
a través de él
un mundo:
sin guerras
sin odios
sin envidias
sin traiciones
sin desamor,
y a una mujer
con atuendo triste
como su vida
rodeada de gatos
que lamían sus heridas.

Por un instante,
he sentido
la lejanía
de nuestro primer beso
bajo la sombra
de aquel árbol
de frutos morados.
Mila Aumente