miércoles, 20 de enero de 2010

NO SON TUS MANOS SINO LAS MÍAS



El horizonte parecía retroceder hasta el comienzo de la huída, y anduve sonriente ante la belleza inconsciente de tus besos. Es cierto que ninguna caricia ata para siempre; sin embargo, vi tu figura dibujada entre la densa niebla de la carretera: era la viva imagen de la ilusión disfrazada de engaño y me aferré a ella. Me detuve, lloré y comencé a soñar en medio de mi realidad. No son tus manos sino las mías las que me llevan a este infierno deseado.

Mila Aumente

11 comentarios:

  1. Muy bien Mila. Sigues prendida de ese mundo soñador que tanto te gusta. Efectivamente, aunque los demás nos empujen muchas veces a situaciones no deseadas, sólo somos nosotros, con nuestras manos, los que firmamos los destinos que sufrimos o nos colmarán de gozo.

    Besos

    Alex

    ResponderEliminar
  2. Qué feliz me haces con esta aportación Mila, así dormiré contenta, gracias linda.

    Me gustan mucho las frases bellas de tu texto que contienen misterios a descifrar por el lector:
    El horizonte parecía retroceder hasta el comienzo de la huída...

    El final me recuerda a muchos adictos a los enchufes, que aún desde niños metían los dedos para comprobar la intensidad de la corriente, y todavía siguen en ello, responsables de su propia impulsividad.

    Good night dear!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Mila, fantástico...creo que, al final, habrá que reunir también en una separata esta iniciativa de Nelken y Javier. Desde luego tu texto, hablo exclusivamente desde el punto de vista literario, alcanza un gran nivel.

    ResponderEliminar
  4. No, si es que al final, a fuerza de leeros, me vais a poner a trabajar... Y no puedo en estos momentos.

    Pero que bellezas vais dejando como señas de identidad; tan semejantes, tan de cada uno!.

    Gracias por estos minutos de relax que me has regalado con tus palabras. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Mila, como dices en la entrada de Nelken, este fantástico texto es muy tuyo. Lo mismo ocurre en los publicados por los compañeros : Javier, tenaz ; Nelken, sorprendente; Santiago, trasgresor y tú, soñadora.
    Los textos son el reflejo del autor, en ellos están sus pensamientos, sueños, miedos...se puede cambiar la forma, pero la esencia es imposible de cambiar. Además, creo que cuanto más se abre a la expresión, más aflora esa esencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Bien por ese texto Mila. "...anduve sonriente ante la belleza inconsciente de tus besos". Cuanta fuerza en un texto tan sencillo y tan tuyo, como dice Mari Carmen.
    Buen trabajo corazón, y encima "por encargo" (jajaja!), Un beso enorme

    ResponderEliminar
  7. Queridos Alejandro, Nelken, Emilio, Manuel, Mari Carmen y Rosa, muchas gracias por pasaros por este espacio y dejarme las sensaciones que os producen mis escritos. Os aseguro que este corazón, ya más antiguo que el hilo negro, cada vez que os ve por aquí, convierte sus latidos en los de una niña estrenando zapatos nuevos.
    ¡Qué bonito es volver a la infancia!
    Besitos para todos.

    Mila

    ResponderEliminar
  8. Cómo lo vives, amiga mía. "Es cierto que ninguna caricia ata para siempre". Es que no debería atarnos jamás. Si no, ¿qué seríamos: cometas en manos del viento? Me has emocionado.
    Un abrazo,
    Valeriano

    ResponderEliminar
  9. Querido Valeriano, me alegra saber que te has emocionado leyendo mi última entrada. Las emociones hacen que nos sintamos VIVOS.

    Muchas gracias por visitarme.
    Un beso.
    Mila

    ResponderEliminar
  10. Mila, cerca de ochenta palabras para describir la lucha interior entre la llama ardiente del deseo y el fuego voraz del abismo y lo has conseguido de una forma impecable.
    Mis felicitaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Alicia, muchas gracias por acercarte hasta aquí. Es curioso que hayas contado las palabras que tiene el texto; a mí no se me había ocurrido. Y sí, la lucha entre el deseo y el abismo suelen tener relación. Ya me conoces escribiendo, mediante ficción me gusta adentrarme en mundos que no conozco.

    Un besito.

    Mila

    ResponderEliminar