domingo, 5 de septiembre de 2010

El Funeral de un Cobarde

De la novela inédita "El Funeral de un Cobarde" (Mila Aumente)

Acaban de darme el alta en el psiquiátrico. Los médicos dicen que ya estoy bien, que puedo salir al exterior y enfrentarme nuevamente a la vida… ¡Qué ignorantes! Creo que les he engañado a todos. Más de un año, encerrada, sedada, recibiendo charlas basadas en estudios científicos. Posiblemente estas eminencias, expertos en problemas de coco, también conozcan las dolencias del corazón; pero claro, ese no es su cometido, para ese menester está Don Pablo…
¡Qué cura tan original! Todos los domingos viene a visitarme; le echaré de menos cuando traspase esa puerta por última vez. Yo sé que sus intenciones son invitarme, muy sutilmente, a la misa de doce: "Hija mía, los designios de Dios son inescrutables. Él conoce tu aflicción, y seguro que te tiene preparada la recompensa que mereces. Debes animarte a escuchar Su Palabra mediante la Eucaristía… Hija, sé cristiana y acude a la Santa Misa".
Don Pablo me cae bien, creo que es un buen hombre. Está claro que, tras la sotana, esconde su ramalazo gay; seguro que se hizo cura para esconder su orientación sexual. Algunos domingos he bajado a la capilla, sobre todo los que no he tomado las pastillas relajantes de la mañana. Las enfermeras me tienen afecto y confían en mí, por eso dejan los medicamentos encima de mi mesita de noche con la seguridad de que me los tomaré religiosamente. Odio la sensación de estar colgada, no me permite pensar y eso no me gusta.
Llegué hasta aquí por iniciativa propia. El recuerdo del hombre que más he amado me ha perseguido durante toda mi existencia, creándome un equipaje imposible de llevar. Tanta carga me hizo perder el equilibrio y la confianza en mí. La alarma se disparó cuando algunas noches, al acostarme, deseaba no volver a ver la luz del nuevo día...

11 comentarios:

  1. Si el título, como te dije, prometía, no menos promete este comienzo. Siempre dije que eras una estupenda escritora de relatos cortos. Una novela no deja de ser un relato corto...en relación con el gran relato de la vida. Estas líneas dejan entrever un mundo pensamiento sobre la realidad y la irrealidad del amor... pero falta bastante por ver. Como no compromete nada la publicación del libro... supongo que no nos dejarás con la miel en los labios y seguirás - religiosamente - poniendo en tu blog línea tras línea para que podamos, en dosis medidas, penetrar en ese mundo creado por ti que nos lleva a la locura del amor y la cordura - supongo - de tu propia reflexión temática.
    En una novela cabe todo, dijo una vez Camilo José Cela. Vamos a ver que has metido en ella. De momento la has escrito. Eso ya justifica tu silencio y tu concentración de este verano.
    Ahora te toca hablar como lo hace un escritor: en el papel. Y en la red.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Mila, bienvenida a esta tu casa.
    Ese comienzo promete. Ya sabíamos que estabas pegándote con la tecla. Pero, nosotros, egoístas, te estábamos esperando; queríamos tenerte de nuevo aquí, entre nosotros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Querida Mila, que ilusión me hace tu vuelta!!! Y con un proyecto convertido en realidad. El tesón se pinta con los sueños y a ti no te faltan.

    Una entrada que promete horas de grata lectura y reflexiones porque espero que, como dice Emilio, no sea la última. Enhorabuena, no sabes como me alegro por tu vuelta y por la novela.

    Bienvenida, te echaba de menos.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mila, me alegra encontrarte de nuevo en tu saloncito.

    Sabía por los compañeros que tu ausencia se debía a que tenías un proyecto de novela entre manos. Veo que ya ha tomado cuerpo y que nos das una primicia que, francamente, hace que deseemos seguir el hilo de lo hasta ahora leído. Locura de amor o amor de locura, ya iremos viendo lo que nos depara este comienzo con el suceder de los acontecimientos…

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida, Mila!. Así que esto era lo que te tenía secuestrada?.

    Ahora solo espero tenerlo en esencia de papel entre las manos y poder saborearte como mereces.

    Ya no tienes excusas para no compartir cualquier cosa que surja con los amigos, eh?.

    Me alegra saber de nuevo de ti y leerte en cosas tan hermosas. Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Bueno, bueno Mila!! Como a todos me alegra y me encanta tu vuelta y habrá que leer mas de esta novela tuya que tiene buena pinta!!

    Un beso de bienvenida!!

    ResponderEliminar
  7. Querida Mila,

    Enhorabuena por presentar la tarea construida, muchas veces decimos que vamos a hacer y de repente nos encontramos con acantilados a la hora de ponernos. Está claro que tú has encontrado el camino para seguir el curso de tu novela y estoy segura que llegará a muy buen puerto. ¿Ya la tienes rematada? olé.

    Al leer esta entrada me he acordado de la relación del poeta romántico inglés John Keats y su vecina Fanny Brawne, donde también hay un funeral, aunque yo no diría que fuera de un cobarde. Es una película hiper-romántica de esas que te hacen dañito al verlas, pero que te atrapan a la vez, la pasión es de psiquiátrico, como tu personaje. Nada, te animo a que vayas a verla. Enhorabuena.

    Muitos beijos

    Nelken

    ResponderEliminar
  8. Querida Mila :
    Te echaba de menos... Qué alegría volver a leerte.
    Espero impaciente el resto de los capítulos, ya sea a través de la red o en papel.

    Enhorabuena.

    Toñi

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias a todos por vuestra visita y vuestros comentarios. Siempre válidos para mí.

    Un fuerte abrazo.

    Mila

    ResponderEliminar
  10. Hola Milita. Cuando te leo me transportas a regiones donde la nostalgia embriaga mi ser. Me haces sentir las emociones de lo vivido.
    Gracias. Leerte es como sumergirme en un mar de musica.
    Te quiero. Jesus

    ResponderEliminar
  11. me dicen cobarde por que dependo de las criticas de los demas y eso me tiene harto saludos a todos atte saul

    ResponderEliminar