miércoles, 29 de septiembre de 2010

SIN COSTURA



El dedal de ilusiones, la aguja de proyectos, el hilo de color blanco como el rasgado velo de tul que se ha quedado huérfano en el rincón más próximo al olvido, viajan por el mar ante la atenta mirada de la niña de los ojos verdes. Ella permanece inmóvil, apenas pestañea. Siente una agridulce sensación de vértigo al contemplar cómo, abrazados a las olas, se alejan sus sueños disfrazados de una caja de costura. Por un instante, la niña cierra sus ojos verdes y detiene el tiempo y el recuerdo: ahora sonríe, ya no hay uñas afiladas ni fisuras en su memoria. Sólo un manto blanco, sobre su lánguida melena, tan igual a las primeras nieves del invierno.

9 comentarios:

  1. ¿Por qué será tan evocadora la costura?.

    Se teje, se desteje, se hace un remiendo... Es todo un trabajo de proyecto, de reunión personal.

    Sobre esto, me vienen a la memoria unos versos de Marti i Pol que ya usé hace tiempo en mi Blog: "Ahora mismo, enhebro esta aguja con el hilo de un propósito que no digo, y me pongo a remendar...".

    Como tu, querida Mila, remiendas sueños y esperanzas con este hilo blanco y tu niña de ojos verdes.

    ¡Como me gusta leerte! (Ah!, y superguapa en la foto, eh?).

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Palabras mayores, Mila. Alta confección. No puedo decir más...en menos palabras. Chapeau!

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilloso texto Mila, es precioso.

    Así me gusta, que la niña de ojos verdes sonría sin costuras. Las costuras rozan la piel y ciñen la figura hasta ahogarla. Mejor unos sencillos hilvanes que unan los sueños a la realidad...Si hay que cambiar los sueños es más fácil soltarlos.

    Enhorabuena, cómo echaba de menos leerte.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Mila, preciosas palabras cosidas con aguja de cristal e hilo de seda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, amigos. Me encanta veros por aquí.

    Besos de cariño para los cuatro.

    Mila

    ResponderEliminar
  6. Mila, me encanta. Hacia tiempok no pasaba por aquí. Que bueno verte tejer recuerdos. Un beso grand. Que guapa en la foto!!

    ResponderEliminar
  7. Coincido con Manuel la costura nos agarra al tiempo, a la hamaca, a la charla y la mano ocupada labrando maravillas, qué bueno encontrarnos como tantas otras cosiendo botones, remendando textos.

    qué bueno que hayas vuelto.

    un gran abrazo

    Nelken

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Mila:

    A veces hilvanamos ilusiones con agujas que solo tejen aire, y ocurre que las esperanzas se escapan como un globo de hidrógeno. Lejos muy lejos, hasta que desaparecen de la memoria y retorna la sonrisa, como la de esta niña de ojos verdes.

    Un espléndido texto.
    Te felicito.

    Besos y abrazos,
    Cris.

    ResponderEliminar
  9. Nelken, Cris, muchas gracias por acercaros hasta aquí.

    Besitos.

    Mila

    ResponderEliminar