lunes, 8 de noviembre de 2010

REFLEXIONES



Durante la última década, en ocasiones, me hago estas preguntas: ¿Qué es la vida? ¿Un camino de baches y zancadillas? ¿Un paseo donde sólo triunfan los actores? ¿O tan sólo la antesala de una muerte anunciada, pero sin fecha? Afortunadamente, esto no me pasa con frecuencia, ya que suelo vivirla lo mejor posible.
A veces invento sueños que me alejan de la madurez que vivo, me envuelvo en ellos y dibujo tu sombra: los labios, como esa fruta carnosa que sacia la sed; los ojos, mirándome más allá de lo profundo; tu olor, similar a la fragancia que desprendía el lilo del patio de mi casa cuando era una niña; tus manos, la caricia que culmina el deseo; tus palabras, fuente de sabiduría grabada en mi memoria. Hoy, por desgracia, en las lagunas de su archivo guarece tu presencia. Adoro la vida. Sin embargo, siento un rechazo profundo hacia el mundo en el que vivo. Quizá mi corazón no pueda con tanta maldad, unas veces intencionada y otras, torpemente llevada a cabo. Tanto desasosiego me permite recurrir a las fantasías como la que he vivido hoy mientras disfrutaba viendo la película “Lope”. He visto a una niña de diez años de edad, vistiendo blusa blanca, falda de tela vaquera de color vino burdeos. Calzaba sandalias del mismo color que la blusa. Su larga melena recogida en dos hermosas trenzas anudadas con lazos de color rosa. El rostro inocente, sembrado de pecas, mostraba dos ojos vivarachos con un trasfondo misterioso. Se va a examinar de Ingreso; es la primera vez que se somete a un examen de trascendencia en su vida y se siente nerviosa. De la mano de su tía llega al Instituto de Bachillerato Lope de Vega. La niña no sabe quién es Lope, pero tampoco le importa. Ahora, más calmada sale del aula. Ha finalizado el examen con éxito, incluso ha ayudado a una compañera de pupitre a superar la prueba de gramática. Ésta le ha preguntado cómo se escribe violín, y ella, orgullosa de saber la respuesta, le ha contestado: con uve.
Después, la película ha terminado, y alguien que ocupaba mi butaca ha llorado al escuchar estos versos de la voz de Lope de Vega: Creer que un cielo en un infierno cabe, dar la vida y el alma a un desengaño; esto es amor, quien lo probó lo sabe. Nunca sabré si las lágrimas vertidas eran de la niña o de la mujer madura. Sé que eran de un mismo corazón, orgulloso de conocer el significado de las palabras de Lope, y eso me ha hecho entender, un poco más, el significado del paso del ser humano por el mundo.

16 comentarios:

  1. Querida Mila:

    Bello y profundo texto donde la hermandad sumerge y alivia la conciencia.
    Realmente me ha encantado porque me siento muy identificada con tus palabras.
    Te felicito.
    Ojalá este mensaje fluya como cauce de rio que desemboque en corazones sedientos de paz y concordia.
    He recordado a la película: Héroes. La nostalgia de los 80, tercer largometraje de Pau Freixas. La película bebe de las fuentes de ´Verano azul´ al mostrar las aventuras de una pandilla de chicos preadolescentes, con su playa, sus bicicletas y su cabaña en un árbol, en un verano de los años 80. Todo ello contado a base de ´flash backs´. La vi hace una semana y permíteme recomendártela. A mi me hizo llorar mucho, también reír. Es realmente digna de ver.

    Con todo mi afecto,
    Cris.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Cris. Me alegra tu visita y el bonito comentario que dejas en ella. Disfruto mucho escribiendo textos emotivos, no es que al escribir "ponga mucho sentimiento". Él sienpre está ahí y fluye a través de las palabras.

    Un besito.

    Mila

    ResponderEliminar
  3. Mila,
    Creo que en la vida, desgraciadamente triunfan los falsos y "actores" por un lado, y los sinceros y soñadores por otro (los últimos con más esfuerzo) yo, prefiero ser de los segundos, como tú.
    Me gusta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola, Mila. Voy a hacer como tú, voy a mezclar un poco de todo en este comentario...que iba a empezar de otra forma hasta que he visto que Pilar nos habla en su comentario de "triunfar" en la vida...y ello me lleva a una primera reflexión...no sobre lo qué es la vida, como preguntas tú al principio de tu reflexión/relato, sino sobre qué son todas esas cosas que nos han ido metiendo en la cabeza a través de la educación, los medios de comunicación, y la sociedad en general...conceptos aceptados comúnmente como sinónimos de felicidad y que, sin embargo, están vacíos de contenido humano.

    Triunfar es uno de ellos. El éxito social, profesional...en los Estados Unidos es muy corriente oir hablar de los "winners", los vencedores, y los "loosers", los perdedores. Y lo peor que le puedes decir a una persona es que es un "looser"...tan triste es, a veces, la Humanidad. La idea del triunfo nos la han metido de acuerdo a unos valores sociales absolutamente dañinos para el alma humana. Competir, querer ser más que los otros, ganar, triunfar...Nos falta realmente amor en el sentido general de la palabra, que es el de respeto y comprensión, de ayuda, de solidaridad. Tenemos, eso sí, intenciones, pero las intenciones no bastan. En cualquier caso me estoy desviando un poco, no del todo, del trasfondo de tu escrito. Porque en ese trasfondo está la identidad, el saber quienes somos. Y todos somos, seguimos siendo, esos niños que quieren alcanzar sus sueños.

    Esos sueños nunca son permanentes. La vida nos permite, de vez en cuando, conseguir alguno y mantenerlos durante un tiempo antes de que se conviertan otra vez en sueños o en recuerdos.

    En cualquier caso la memoria no es un desván inútil, como se ve en tu entrada, sino algo que permite que nos sigamos viendo, a través del tiempo y superándolo, en la butaca de un cine o en el aula de un instituto con toda la ilusión que permitió caminar.

    No me gusta mirar la vida parcialmente, a trozos. Me gusta pensar que todo es un conjunto, una mezcla de cosas que van conformando un trayecto. Al final, seguramente, nos quedaremos como dice Cortázar, solamente con un conjunto de fotos, de instantes fijos. Qué suerte haberlos podido vivir alguna vez.

    Precioso texto, Mila, con todo mezclado. Pero es que eso es todo: una continua mezcla a la que hay que saber sacar el partido que nos deja. Esta vez, literaria y humanamente, tú lo has logrado con creces.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Mila,
    Me parece perfecta tu actitud. Recurrir a la fantasía y a los sueños es una buena manera de dar descanso al corazón, y dejar que la belleza del alma resplandezca con más fuerza.
    Vivimos en un mundo en el que la maldad, mentira, envidia, orgullo, competencia, arrogancia... campan a sus anchas, pero hay muchas manos como las tuyas dispuestas a pintar el mundo de nuevos colores: humanidad, dulzura, amistad, empatía, esperanza, paz, alegría...

    Preciosa entrada llena de vida.

    Besos.

    Toñi

    ResponderEliminar
  6. Sí, querida Pilar, el triunfo cada cual lo entiende a su manera. Para mi, el mayor de ellos es sentime querida por las personas cercanas.Percibir que el cariño que me trasmiten es sincero. Me alegra saber que tus prioridades en la vida respecto a "triunfar" son las mismas que las mias, aunque a decir verdad, ya lo sabia. A tu edad suele mandar siempre el corazón.

    Un besito, bonita.

    Mila

    ResponderEliminar
  7. Querido Emilio, según va pasando el tiempo comprendo menos todo lo que está sucediendo en el mundo. A veces pienso que no voy a madurar nunca porque, a pesar de los años, sigo idealizando muchas cosas. Me gustaría decir que el triunfo del ser humano consiste en estar satisfecho con uno mismo, pero ¿cómo es posible sentir esa satisfacción con tanta desigualdad social, tanta injusticia, tantas envidias...? Afortunadamente en la escritura encuentro un buen bálsamo, el mejor. Escribiendo puedo ser yo, o no serlo. Si quiero puedo sumergirme en un mundo de fantasía que me permite ser feliz. Y sí, la memoria tiene su función. Yo recurro a ella en su archivos más felices cuando vivo momentos de bajón.

    Me alegra muchísimo que te haya gustado este texto/relato.

    Gracias por visitarme. Un abrazo.

    Mila

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias, Toñi. Eres un encanto. Te agradezco de corazón tus bonitas palabras elogiando mi texto/relato.

    Es un gran placer verte por aquí.

    Besitos.

    Mila

    ResponderEliminar
  9. “ ¿Qué es la vida? ¿Un camino de baches y zancadillas? ¿Un paseo donde sólo triunfan los actores? “

    Gran relato mi querida soñadora y magníficas reflexiones.

    ¿Qué es la vida? Podría decirte que es un camino de baches y zancadillas o un paseo lleno de actores...Pero no, los actores no triunfan excepto en el escenario, y los baches y zancadillas, aunque desestabilizan, no paran nuestro caminar.

    La vida es más que eso...La vida son los instantes atados a nuestros recuerdos, son los sueños que abrochan nuestro destino, son las briznas de afectos que caldean nuestro corazón...es lo que aquí escribimos. ¿Se puede vivir sin recuerdos, sin sueños, sin afectos? Yo creo que no.

    Así que sigue soñando, recordando y queriendo estás muy viva. Ah! y reflexionando

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Claro que sí Mari Carmen, la vida es mucho más que eso. Es sentirnos vivos amarrados a los buenos recuerdos y también a la esperanza de un futuro mejor. La vida, sobre todo, es un continuo aprendizaje. Y esa sabiduría que nos va llegando con el tiempo, cada uno la va poniendo en práctica como buenamente puede.

    Gracias por se tan buena compañera.

    Un beso grande.

    Mila

    ResponderEliminar
  11. Querida Mila: yo, que soy un cabezaloca, proclamo que la vida es maravillosa. A los 20, a los 40 o mis casi 60.

    Como proclamo que nadie la regala: ¡hay que currarsela!. Pero merece la pena.

    Me ha encantado el fragmento de Lope. Espero verla.

    Y me ha encantado que vengas a este rincón a dejarnos parte de esa esencia fresca e intensa que llevas.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  12. No Manuel, no eres un cabezaloca, eres una persona positiva, inteligente y sensible.

    Tu presencia en este espacio es siempre motivo de alegría para mi. Gracias por venir.

    Un besito.

    Mila

    ResponderEliminar
  13. Querida Mila, me ha fascinado tu texto, tan cargado de sentimientos, tan profundo... Nos has abierto tu alma gigante a todos por un momento y eso no tiene precio. Mostrando la profundidad de tu corazón nos obligas a quererte todavía más. Gracias.
    La vida es dura para todos, para algunos de nuestros hermanos horrorosa, pero aún para estos siempre existe un pequeño rayo de luz, de esperanza, que les permite imaginar que todo, tarde o temprano, mejorará.
    La madurez, incluso la vejez, pueden ser maravillosas etapas de la vida si se las sabe sacar provecho. !Qué la Providencia, que el mundo, que Dios, nos ayude a saber vivir con corazón! Un beso.
    Antonio

    ResponderEliminar
  14. Querido Antonio, muchísimas gracias por tan emotivas palabras, (aunque no estoy muy segura de merecerlas). Con amigos como tú la vida se ve de un color mucho más bonito.

    Un fuerte abrazo.

    Mila

    ResponderEliminar
  15. Que hermosa reflexión Mila, con tu sello de identidad inequívoco, que siempre lo hace mas hermoso, por esa sensibilidad que siempre te acompaña cuando miras.

    A veces la vida nos hace trampas y tendemos a recordar solo aquello que nos hizo vibrar, olvidando tantas veces como caímos. Creo que lo importante es saber siempre levantarse y volver a empezar, con la misma ilusión y con el mismo respeto hacia uno mismo ¿verdad?.

    Un abrazo con mucho cariño corazón. A ver si nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  16. Querida Rosa, muchas gracias por tus palabras. Tú para mí eres un ejemplo a seguir en este, muchas veces, dificil caminar. Admiro profundamente tu valentía y tu fuerza; ambas cualidades demuestran que eres una mujer muy inteligente.

    Esta tarde tengo previsto ir a la presentación del libro de Nelken y Mari Carmen. Me hubiese gustado muchísimo veros a Manuel y a ti, y daros un fuerte abrazo. Sé que no será posible porque me han dicho que no estáis en Madrid... ¡Otra vez será!

    Un besito.

    Mila

    ResponderEliminar