sábado, 22 de octubre de 2011

BRISA EN EL ESPEJO (Pensamiento otoñal)



Desde la ventana del tiempo observo cómo se congelan los sueños en los estanques olvidados. Siento el invierno cerca y empiezo a abrigar mis recuerdos con semillas de besos. Mi cuerpo desnudo lo cubro con un manto de caricias soñadas. Mis ojos, humedecidos por la oscuridad del mundo, ya algo cansados de mirar la luz imaginada, los maquillo con el sonido del deseo. Mis labios, dulce manzana sabrosa de nostalgias, los coloreo con el color del fuego y del hielo. Y mis pasos, que han ido dejando estela entre arenas blancas y noches sin luna, prevalecen en este giro inexacto de la vida.

11 comentarios:

  1. Querida Mila.

    El otoño tiene estas cosas, nos baja la melancolía de no sé qué ático lleno de telarañas y nos la pone en la cabeza. Y, es instantáneo, los ojos se nos llenan de agua. De un agua venida de adentro, de lo más hondo del alma.

    Me gusta tu poema.

    Un beso.
    Santiago Solano

    ResponderEliminar
  2. Que ganas twenía de volver a leerte, querida Mila.

    Como siempre, vuelves llena de sensaciones a flor de piel.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estimada Mila:

    Precioso pensamiento lleno de esencia y sensibilidad.

    Encantada de seguir deleitándome con tus poemas y escritos. Consigues despertar todos mis sentidos... Un placer.

    Un abrazo desde Valencia.
    Malu

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida a tu blog mi niña, que ya te echaba de menos.

    Ese agridulce pensamiento que trae la primera lluvia de este otoño no es más que el recuerdo de estar vivos y tú nos lo haces sentir.

    UN besito

    ResponderEliminar
  5. Bonitos pensamientos,llenos de emoción, querida Mila. El tiempo va, viene, se queda con nosotros y consentimos que acomode nuestros sueños y nuestros sentidos a los latidos del momento. Momentos vividos, que serán nuestros mientras seamos capaces de recordarlos, de pintarlos con el color de la palabra.

    Besos.

    Alex

    ResponderEliminar
  6. “Y mis pasos, que han ido dejando estela entre arenas blancas y noches sin luna, prevalecen en este giro inexacto de la vida.”

    Qué ganas tenía de leerte...

    El otoño es una estación que tiñe todo de bellos colores y melancolía, pero no de tristeza. Y tú, mi querida soñadora, lo demuestras con este bello pensamiento y con ese final, con esos pasos que prevalecen. Continua caminando, lo estás haciendo muy bien.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Querida Mila:

    Te has hecho de rogar, pero bueno, vuelves con fuerzas.

    Precioso y profundo texto. Resaltaría muchas cosas.

    Ya sabes que la vida no es más que un tejido de hábitos.

    Felicidades.

    Recibe mi estima,
    Cris.

    ResponderEliminar
  8. Bello pensamiento, Mila. Todos los renglones son versos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Santiago,
    Manuel,
    Malu,
    Rosa,
    Alejandro,
    Mari Carmen,
    Cris,
    Jorge, muchísimas gracias por venir hasta aquí y dejarme vuestros generosos comentarios.

    Besos para todos.

    ResponderEliminar
  10. En este giro inexacto de la vida, Mila, estamos varios. Intentando que haya armonía en las vueltas. Que la fuerza centrífuga no nos arroje al abismo y la centrípeta nos mantenga en la tierra, pero sin perder de vista los sueños. Los tuyos permanecen porque tienes siempre la utopía como horizonte. Es una de las muchas cosas que me gustan de tí. Con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Emilio. Los sueños viven permanentemente colgados en el balcón de mi casa, y de vez en cuando entran sigilosos, haciéndose notar de tal manera, hasta hacerme sentir que "el giro inexacto de la vida" no es más que la consecuencia de estar en ella. Eso me hace vivirla con armonía y sin perder ni un ápice de esperanza hacia un mundo mejor.

    Un besito.

    ResponderEliminar