domingo, 20 de mayo de 2012

El Legado

Un día antes de morirme repartiré mi herencia: A mi familia le dejaré mi rastro deambulando entre muebles y sobremesas de alegría. A mis amigas, para que recuerden mi aroma, algún que otro frasco con restos de perfume. A mis amigos, esas camisetas de escote sugerente para que envuelvan en ellas mi mejor sonrisa. A mis hijos, además de todas mis pertenencias materiales, el agradecimiento por haberme querido. Y a ti, amor mío, si todavía anduvieras por aquí, una carta llena de besos, caricias, proyectos, sueños, ilusiones… Disculpa si es mucha carga: Era necesario que supieras el peso de la torpeza.

13 comentarios:

  1. Mi querida Mila, qué ganas tenía de leerte de nuevo...

    Fantástico legado, sin duda, y con un final tan sorprendente como hermoso. Qué maravillosa manera de cerrar el texto. Todo un acierto, enhorabuena.

    Besos y un fuerte abrazo, mi dulce soñadora.

    ResponderEliminar
  2. Es muy bonito cielo. Realmente me ha gustado mucho. Es tan notable como imprimes tus letras con el corazón y talento...Enhorabuena.

    Besos sentidos de tu amiga Cris.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Mila, por la parte que me toca. Las camisetas de escote sugerente... ¡La sonrisa! Me quedo con la sonrisa, sin envoltorios. Tu sonrisa nos acompaña siempre, la llevamos cosida a nuestro recuerdo. No la echamos de menos, porque nunca nos falta. Así eres y así llegas, Mila. Pero para eso no es necesario que repartas tu herencia, ni que hagas ese viaje indefinido, a nadie sabe donde. Quédate con nosotros. Si no es ningún secreto, necesitamos que nos expliques esa "torpeza", con su peso y contenido, que pretendes legar al destinatario, afortunado, de tus amores.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. El peso de la torpeza, el peso de la ignorancia, el peso de tantas cosas que son el contrapeso de las cosas buenas que nos suceden y son materia de pensamiento y escritura. Supongo que la ironía es un valor necesario para repasar la vida. Sobre todo cuando creamos personajes que no necesariamente están inmersos en la problemática del autor. En todo testamento hay una carga de cansancio final. Legamos lo que pensamos que puede valer a alguien. En este tuyo hay, además, algo que le vale al personaje. Un abrazo grande Mila.

    ResponderEliminar
  5. Mira que te haces esperar, Mila.

    Por cierto, ¿se puede elegir camiseta?.

    Ah!, y cuidado en qué espaldas dejas tanto peso: puede se doblen y acaben huyendo despavoridas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Estupendo relato, poema o lo que sea, que eso es lo de menos. EStupendo texto, que eso sí importa. Es de todo menos torpe. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  7. ¡Que bueno!. Un hermoso texto con un toque poético muy adecuado. Me ha encantado mi niña. Y ese final tan sugerente...

    He llegado un poco tarde lo sé, pero me ha merecido mucho la llegado.

    Un abrazo mi querida amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes ese dicho popular: "Nunca es tarde, si la dicha es buena". Tú nunca llegas tarde a nada mío, porque siempre estás, querida Rosa.

      Gracias a todos por vuestros cercanos, simpáticos y cariñosos comentarios.

      Besos.

      Eliminar
  8. Ecuanimidad.. a cada uno lo que le corresponde. Un abrazo, Mila

    ResponderEliminar
  9. Carmen, muchas gracias por tu visita, Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Mi querida amiga, volveré por tu espacio.

    Recibe un fuerte beso y todo mi agradecimiento.

    Cris.

    ResponderEliminar
  11. Espero nuevas entradas, Mila¡¡

    Besos

    ResponderEliminar